Domingo de Toro Herrera

Nació en Santiago, el 23 de enero de 1840; hijo de Domingo José de Toro Guzmán y Emilia Herrera Martínez de la Torre. Se casó con Josefina Codecido y tuvieron un hijo. Fue su bisabuelo don Mateo Toro Zambrano y Ureta, quien fue convencido por su hijo Domingo de Toro Valdés y su madre doña Nicolasa Valdés Carrera, tía de los Carrera, de hacer la primera junta nacional de gobierno, que es el inicio del proceso de la independencia de Chile.

Don Domingo de Toro Valdés tenía una estupenda relación con su nieto y también era bisnieto de Paula Jaraquemada. Domingo siempre tuvo presente que era descendientes de José Miguel Carrera Padre Fundador de la Patria y acogió en el Chacabuco a Ignacio Carrera Pinto, nieto directo de José Miguel Carrera, quien entregaría heroicamente su vida en el Combate de la Concepción, junto a todos los chilenos que estaban bajo su mando, en total 82 chilenos (77 soldados, 1 cantinera, 2 mujeres esposas de soldados, 1 niño de 5 años y 1 recién nacido durante el combate). Se preocupo de velar por que se diera pensión a Carmela Carvajal esposa del héroe Arturo Prat, con quien además compartía amistad.

Estudió en los Sagrados Corazones y en el Instituto Nacional de Santiago. Realizó estudios de Ingeniería en la Universidad del Estado y prosigue estudios en universidades de Estados Unidos.

En 1865 y 1866 participa en la Guerra contra España. Una vez titulado de Ingeniero, trabajó como ingeniero en el Ferrocarril del Sur, sección de Santiago a Rancagua.

En 1869 Funda el Club Hípico de Santiago y es parte del primer directorio en el cargo de secretario, la constitución de esta institución se realizó en su casa el 8 de noviembre del señalado año.

En 1874 Colabora con el hermoseamiento del Cerro Santa Lucia, organizando un grupo de jóvenes ingenieros que -voluntariamente- apoyan al Intendente don Benjamín Vicuña Mackenna, arreglan las avenidas y calles próximas al cerro Santa Lucía, que se estaba  renovando y hermoseando como paseo público.

Domingo de Toro Herrera perteneció a esa generación de jóvenes que en 1879 dejaron los halagos de la fortuna, las comodidades en sociedad y negocios, la seguridad de sus hogares,  para tomar las armas y acudir en defensa de su patria. Don Domingo encarna el más desinteresado amor a su patria, es un ejemplo de ese compromiso por cuanto no solo se ofrece como voluntario, sino, que entrega  importantes aportes económicos para apoyar  en los gastos que la patria enfrentaría en la guerra que se presentaba. Se estima que donó gran parte de su fortuna personal. También colaboro con la formación de hospitales de Sangre, de asilos para viudas y huérfanos de los soldados que fallecían en los campos de batalla.

Movido por el patriotismo y viendo las señales que evidenciaban que la situación chilena con los bolivianos, sobre la problemática de Antofagasta se agravaba y se volvía día a día más compleja, es que motivo a otros jóvenes -integrantes de la sociedad chilena- y funda la Brigada de la Recoleta en marzo de 1879. A las pocas semanas y ya instruidos en la dinámica militar, declarada la Guerra por Bolivia en contra de Chile y descubriéndose el tratado secreto de 1873 entre Bolivia y Perú contra Chile, funda el Batallón Cívico Movilizado Chacabuco y es seguido de muchos jóvenes de la alta sociedad Santiaguina que también eran parte de la 1° Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Invita a voluntarios de Renca, Independencia, Recoleta, Conchalí. Los integrantes de la oficialidad eran ingenieros, abogados, médicos y de otras profesiones, los soldados y clases eran campesinos, gañanes, obreros, carpinteros, zapateros  entre otros muchos oficios. Se pudo ver desde un inicio la gran cohesión entre oficiales, clases y soldados, por el carisma de su fundador.
  • Fue unos de los fundadores del Cuerpo de Bomberos de Santiago en 1863, fue socio colaborador permanente.
  • Como empresario agrícola que era, fue invitado como juez en 1875 a la Exposición Internacional de Santiago.
  • En 1876 ingresa a la Sociedad de Instrucción Primaria, siendo su presidente en 1878.
  • En 1878 funda la Biblioteca Popular “José Antonio Rojas”, que fue instalada en las dependencias del antiguo Conservatorio Nacional de Música.
  • Teniente Coronel de Ejército en 1879.
  • Coronel en 1880.
  • Comandante del Batallón Chacabuco de 1879 a 1881.
  • Participo en el Bombardeo de Antofagasta el 28 d agosto d 1879.
  • Desembarco de Pisagua a bordo del Buque Matías Cousiño el 2 de noviembre de 1879.
  • Marcha forzada que hizo el Ejército al  Campo de Dolores y Batalla de Dolores el 19 de noviembre de 1879.
  • Batalla de Tarapacá el 27 de noviembre de 1879.
  • Batalla Tacna el 26 de mayo de 1880.
  • Combatió en Chorrillos donde fue herido dos veces. Una de las heridas, producidas por una bala de fusil, le atravesó la cadera, no abandono su puesto y ante la imposibilidad de caminar monto a caballo desplazándose en primera línea de su heroico batallón, para dar las ordenes correspondientes y el ejemplo como su jefe y líder. Cuando matan a su caballo, 45 minutos después de ser herido, inmediatamente pide otro caballo el que también es herido de muerte a los 15 minutos. Recién en esta situación es llevado a una ambulancia para atender la herida.
  • En 1879, terminada la Batalla de Angamos, es nombrado comandante militar de Mejillones.
  • Cuando fue capturado el Huáscar, el 8 de octubre de 1879, debido a su profesión de ingeniero fue quien prestó las primeras reparaciones de urgencia al vencido buque insignia de la Escuadra del Perú.
  • Organizó los funerales del comandante Grau y de sus compañeros de buque, con todos los honores militares correspondientes.
  • Intendente de Copiapó y Coquimbo en 1881, bajo su administración se contruye el Ferrocarril La Serena – Elqui.
  • En 1883, una vez firmado el tratado de paz en Ancón, le fue comisionado traer a Chile la bandera chilena que flameó en el Palacio de los Virreyes en Lima y entregarla en al Presidente domingo Santa María en sus manos.
  • Miembro Fundador de la SOFOFA, Sociedad de Fomento Fabril, en 1883.
  • Fue presidente, en 1884, de la Exposición Nacional.
  • Siendo Intendente de Valparaíso en 1885, construye el Gran camino de la Cintura. Obra que funciona hasta la actualidad. También preside la ceremonia de instalación de la primera piedra del Monumento a la Marina Nacional.
  • Comandante General de la Marina en 1885 y 1886, máxima autoridad de la Armada de Chile, volvió a ser nombrado en este cargo en 1898. En este cargo, en 1886, preside la ceremonia de inauguración del Monumento a la Armada Nacional.
  • El Presidente José Manuel Balmaceda lo nombra Asesor de la Presidencia en 1888.
  • Consejero de Estado en 1889, 1893 y 1896.
  • A inicios de 1891 desempeñaba el cargo de Superintendente de la Casa de Moneda, producida la revolución del 91 y siendo contrario al presidente Balmaceda se margina del cargo. Una vez concluida la revolución, se le pide que regrese al cargo.
  • En septiembre de 1891 debió encargarse de sepultar al presidente Balmaceda, quien se suicido al fracasar las fuerzas gobiernistas en la batalla de Placilla. Balmaceda estaba casado con la hermana del Domingo.
  • En 1891, fue designado como Comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago por el Presidente Provisional General Manuel Baquedano. Domingo de Toro Herrera organiza con el Cuerpo de Bomberos de Santiago “La Guardia del Orden”, que permitió restablecer el orden ante el caos reinante por la victoria de los Constitucionalistas.
  • En 1896 fue miembro de la Junta Directiva de la alianza Liberal.
  • Ministro de Industrias y Obras Públicas entre el 25 de agosto y el 11 de octubre de 1897, reasumió desde el 27 de octubre al 16 de noviembre de ese mismo año.

No podemos olvidar que no era militar de profesión, sino civil voluntario, que su inteligencia y valor fueron reconocidos por los altos oficiales por escrito.

Fue nombrado Diputado del Congreso Nacional, esta investidura parlamentaria jamás la abandono, convirtiéndose en el “Único Diputado de la República de Chile herido en una guerra internacional defendiendo a la patria”.

Fue militante del partido liberal; contrario a Balmaceda en la revolución de 1891, pero no tomo partido contra el presidente, su cuñado. El presidente dejo encargado de ejecutar su testamento a don Domingo de Toro Herrera en quien sabía podía confiar, aun siendo contrario a su pensamiento.

Termina su vasta carrera militar desempeñando el cargo de General de Brigada.

Actividad Parlamentaria

  • Legislatura 1879 – 1882: Diputado suplente por Rere, período 1879-1882. Diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Guerra y Marina.
  • Legislatura 1888 – 1894: Senador propietario por Coquimbo para el periodo legislativo 1888-1894. Se incorporó al Senado, el 3 de junio de 1889. Integró la Comisión Permanente de Gobierno y Relaciones Exteriores y fue Senador reemplazante en la Comisión Permanente de Guerra y Marina y en la de Educación y Beneficencia.
  • Legislatura 1900 – 1903: Diputado, por La Serena, Elqui y Coquimbo; fue presidente provisorio de la Cámara, a partir del 15 de mayo de 1900, y entre el 2 de junio y 11 de julio de 1900 fue Presidente de la Cámara de Diputados, Mesa Directiva que estuvo integrada por el Diputado Luis Barros Méndez como Primer Vicepresidente y Agustín Lazcano Echaurren como Segundo Vicepresidente.Integró la Comisión Permanente de Industria, a partir del 7 de agosto de 1901, fecha en que, debido a una reforma reglamentaria, se reintegraron las Comisiones Permanentes. Fue Diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Hacienda e Industria.

 

Monumento Héroes de la Concepción

Don Domingo de Toro Herrera, en julio de 1922, logra concretar que sus queridos “niños” -como los oficiales jefes trataban con aprecio a sus subalternos y soldados- héroes martires del Combate  de la Concepción, fueran recordados en forma permanente en Chile. Para ello inaugura el Monumento a Los Héroes de la Concepción, encomienda artística que realizo la afamada escultura Rebeca Matte. El 9 de julio de 1922, don Domingo da el discurso inaugural del Monumento a los Héroes de la Concepción. Esta fue fue una verdadera cruzada que, por décadas, preocupó a don Domingo, fue también su última actividad pública, ya que fallecería meses después.

Dejó de existir en Talagante, el 4 de mayo de 1923. Sus funerales fueron realizados como el de un gran estadista, con grandes honores en la Catedral de Santiago y con la participación de miles de compatriotas, muchos de ellos altas autoridades de gobierno y del Congreso. Tuvieron un lugar especial los agradecidos veteranos del 79, quienes fueron testigos de su patriotismo y dedicación a la patria, su generosidad con los heridos, enfermos, soldados y marinos, su dedicación para con las viudas y huérfanos de los hijos de Chile, que fallecieron defendiendo a su país en la Guerra del Pacifico.

Bibliografía: Pedro Pablo Figueroa, Álbum Biográfico de Chile

 

 

 

0